1 2 3 4 5

Ser bombera y luchar contra dragones, fantasmas y príncipes… es lo que quiere hacer cuando sea mayor la protagonista del cuento que toca esta semana en el Taller de Lectura. Una actividad que semanalmente imparte Paula, maestra del nuevo proyecto de la Fundación en Distrito de Latina (Madrid): “Tratamos temas de actualidad, como pueden ser la diversidad o las profesiones sin género. Hacemos la lectura en asamblea y tras una ronda de preguntas comentamos qué les ha parecido. A la vez que se divierten, están aprendiendo valores y potenciando su imaginación, concentración y reflexión”.

Desde noviembre de 2020, la Fundación Meridional desarrolla el proyecto “Actividades educativas para menores en riesgo de exclusión social del Distrito de Latina” en convenio con los Servicios Sociales del Distrito de Latina, con el objetivo de atender y dar respuesta a las necesidades personales, educativas, familiares y psicosociales de 30 menores, así como de las familias.

Por las tardes, y de lunes a jueves, una trabajadora social, una psicóloga, una educadora social, una maestra y una pedagoga, desarrollan el proyecto con menores de entre 6 y 15 años. Tras el saludo “virtual”, la higiene de manos y una pequeña charla para saber cómo les ha ido el día, realizan refuerzo escolar y talleres de educación medioambiental y de educación en valores.

Pero el ocio, el tiempo libre y el juego también son relevantes en el desarrollo de los menores, pues es en estos momentos cuando se aprende a ser feliz, a socializar, a cumplir normas sociales, a valorarse y a valorar a los demás y a comunicarse. Por lo que, aprovechando las vacaciones escolares, se programan actividades recreativas como la excursión al Centro de Escalada de Leganés el pasado 24 de diciembre 2020 “Hoy además de pasarlo bien y hacer deporte, están creando lazos de amistad con sus compañeros, algo muy importante para su desarrollo social y emocional” resalta Elena, psicóloga del proyecto.

Además, se realizan actividades grupales con las familias relacionadas con el desarrollo de habilidades sociales, salud e higiene y ocio compartido. “La familia tiene un peso importante en este proyecto, con estas actividades se crea un espacio en el que pueden expresarse, hablar de sus dudas y compartir sus experiencias” comenta Lara, la coordinadora.

Con una duración de dos años, prorrogable a cuatro, este proyecto se suma a la Red Meridional de Atención a la Infancia generando experiencias significativas que ayuden a los niños y adolescentes a crecer y a desarrollarse.

Fotografía: Imaginarium